image not found

Hidratación antes, durante y después del entrenamiento de alto rendimiento

El agua es el componente más abundante del organismo humano, esencial para la vida, por lo que se recomienda tomar agua pura todos los días de 2 a 3 litros.

Para tener un buen desempeño físico y estar saludable, el cerebro y el cuerpo deberán estar hidratados de manera adecuada y así poder tener un rendimiento físico favorable y una excelente concentración.

El agua está implicada de forma directa en diferentes funciones:

-Refrigeración

-Aporte de nutrientes a las células musculares

-Eliminación de sustancias de desecho

-Lubricación de articulaciones

-Regulación de los electrolitos en la sangre

Durante el entrenamiento el atleta debe estar en constante hidratación, ya que causa un desgaste físico extremo; sobre todo en  los deportes de resistencia. Tomar electrolitos o aminoácidos ramificados aportan hidratos de carbono que mantienen una concentración adecuada de glucosa en sangre y retrasan el agotamiento de los depósitos de glucógeno, reposición de electrolitos sobre todo del sodio y reposición hídrica para evitar la deshidratación.

Estudios sugieren que la leucina es el aminoácido responsable de incrementar la síntesis proteica después del ejercicio, lo que favorecería la resíntesis de las fibras musculares y evitaría la destrucción muscular.

Las bebidas deportivas (especialmente diseñadas para las personas que realizan ejercicio) son muy adecuadas porque sirven para reemplazar las pérdidas de electrolitos y de líquidos que se producen por el sudor (previenen la deshidratación), y además aportan hidratos de carbono

Diana Farfán Wellness

Artículos Relacionados

deja tu comentario

Vida Fit 2018 © Todos los derechos reservados.