image not found

Entrenamiento para tu ser

Muchas veces hemos sido inspirados por grandes atletas y deportistas, que nos sorprenden por sus grandes logros, entrenan con gran pasión y disciplina, llevan un récord impecable de competencias, medallas y trofeos; de pronto, en el último momento, algo falla. ¿Qué pasa? Nos preguntamos todos al tiempo que también nos identificamos, ya que alguna vez nos hemos propuesto metas y/o retos deportivos,  en algún punto fallamos. ¿Por qué?

Muchas veces creemos que con sólo entrenar el cuerpo es suficiente, sin embargo es importante entrenar al ser por completo. Es decir, entrenar el espíritu, la voluntad, el corazón y la mente para que no sean éstas las que nos hagan tropezar. De aquí el auge de la psicología deportiva, las terapias alternativas  y la meditación, así como filosofías de vida espirituales como el Yoga y otras.

Tener la voluntad de entrenar, es el primer paso, luego elegir la actividad o deporte que nos guste más.

Una vez que iniciamos es bueno ser consciente de todos aquellos pensamientos y sentimientos que surgen tales como: “Hoy no quiero levantarme”, “¡qué flojera!”, “estaría mejor en una fiesta o reunión”, “para los demás es muy fácil”, “no puedo”, entre otras. Lo importante es reconocerlos y analizar el por qué nuestra voluntad es fácilmente quebrantable.

Otra cosa que es importante, es ser consciente de cómo trato a mi cuerpo; si lo agoté y así lo dejé, o lo trabajé, le agradecí, lo alimenté y lo recompensé con un masaje o con un baño de sales y aromas. Nuestro cuerpo es un vehículo que aloja a nuestros cuerpos sutiles y energéticos, ¿dónde podremos contenerlos si no cuidamos él? Como ven el entrenamiento va más allá de lo físico.

Debe existir una sinergia entre lo que pienso, lo que siento, lo que hago para liberar la energía bloqueada que nos impide fluir en unidad y equilibrio. Si una persona entrena su ser y no solo su cuerpo o sólo su mente, podrá alcanzar su mayor bienestar en armonía, con gracia y facilidad.

Una persona que entrena al ser en su totalidad, elimina sus pensamientos ególatras y por lo tanto fluye en sus actividades logrando sus metas.  

En la vida cotidiana nos pasa todos los días, muchas personas que inician su entrenamiento en el gimnasio, correr, caminar, bailar etc. Tiran la toalla en la primer semana o en el primer mes porque empezaron a entrenar su cuerpo pero no su ser completo.

Las alternativas  que se sugieren para entrenar la mente y las emociones son la psicoterapia y la meditación. Sin importar la que elijamos nos ayudarán a dominar la mente y los pensamientos desbocados, ha analizar por qué nos rendimos fácilmente.

Si quieres fortalecer tu cuerpo y agradecerle por soportar los excesos a los que lo llevas son: el masaje terapéutico o relajante, la alimentación y la respiración consciente y los baños relajantes.

Si quieres reconectar todo tu ser en todas sus áreas entonces te sugerimos Reiki que trabajará a nivel celular para fortalecerlo energéticamente, equilibrar mente, sentimientos, emociones y a establecer una conexión espiritual.

Trabajar la voluntad es importantísimo, sin embargo esto únicamente se logrará si tienes en cuenta una sola cosa: el amor a ti mismo. Tomando en cuenta que no es llegar al egoísmo, sino al procurarte con afecto, amor y agradecimiento. Como dice alguien que estimamos mucho en el lugar donde trabajamos “Dí de ti para ti: yo me amo, yo me respeto, yo me valoro”.

Trabajar la voluntad es importantísimo, sin embargo esto únicamente se logrará si tienes en cuenta una sola cosa: el amor a ti mismo. Tomando en cuenta que no es llegar al egoísmo, sino al procurarte con afecto, amor y agradecimiento. Como dice alguien que estimamos mucho en el lugar donde trabajamos “Dí de ti para ti: yo me amo, yo me respeto, yo me valoro”.

Trabajar la voluntad es importantísimo, sin embargo esto únicamente se logrará si tienes en cuenta una sola cosa: el amor a ti mismo. Tomando en cuenta que no es llegar al egoísmo, sino al procurarte con afecto, amor y agradecimiento. Como dice alguien que estimamos mucho en el lugar donde trabajamos “Dí de ti para ti: yo me amo, yo me respeto, yo me valoro”.

El amor propio, el autoestima y la voluntad conciente son los factores determinantes para que este entrenamiento del ser culmine en la mejor versión de ti mismo.

Ana Cristina Cornejo

Artículos Relacionados

deja tu comentario

Vida Fit 2018 © Todos los derechos reservados.