image not found

Entrenamiento con pesas; lo que debes saber si eres mujer

Existen muchas creencias equivocadas sobre los ejercicios con resistencia, por esta misma falta de conocimiento sobre el tema, no escogemos el entrenamiento adecuado para los resultados que queremos lograr; si esto sucede, nos desmotiva no obtener los objetivos buscados y podemos desertar al intentar comenzar una Vida Fit.

Debes identificar tu objetivo principal, por ejemplo: si será pérdida de grasa corporal o aumento de masa muscular; siendo estos la especialidad de trabajar tu cuerpo en un gimnasio.

Una vez iniciando, comenzamos a preguntarnos una serie de dudas que existen gracias a la falta de cultura sobre el crecimiento muscular o las formas adecuadas de llevar tu cuerpo a una figura estética. Entonces decimos:

“Si entreno con mucho peso, no quemaré grasa y solo lo haré con ejercicios aeróbicos”

El entrenamiento con pesas intenso o moderado aumenta la sensibilidad de la insulina, mejorando la regulación de azúcar en la sangre, obteniendo aumento metabólico basal (TMB), lo que ocasionará que tu cuerpo queme más calorías durante el día “sin hacer nada” (hasta 40% más). Sin olvidar que colabora en el crecimiento muscular.  

“No quiero levantar mucho peso al entrenar brazos porque me pongo espaldona”

El cuerpo de la mujer no produce suficiente testosterona para que pueda desarrollar una musculatura rápidamente. Para que ello pase, se necesitan de años para lograr mayor calidad muscular, así como utilizar otro tipo de “fármacos” nocivos para las mujeres, trayendo consigo efectos secundarios irreversibles.

“No tomaré proteína después de entrenar brazo porque me pongo ancha y tendré el cuerpo como el de un hombre”

No por el hecho de haber entrenado la parte superior del cuerpo quiere decir que al consumir la proteína en polvo se irá de manera directa al brazo o la espalda. La proteína es un suplemento deportivo que ayuda a recuperar la glucosa, energía (calorías) y apoya a alimentar el músculo del cuerpo de manera general evitando el catabolismo.

“Entre más sude mayor grasa estoy perdiendo”

Lamento decir que lo que estamos perdiendo al sudar es agua, misma que se recupera al hidratarse de nuevo; sudar o no, dependerá de cada persona, de acuerdo a su anatomía, no olvidemos que lo que queremos perder es tejido adiposo.

Lamento decir que lo que estamos perdiendo al sudar es agua, misma que se recupera al hidratarse de nuevo; sudar o no, dependerá de cada persona, de acuerdo a su anatomía, no olvidemos que lo que queremos perder es tejido adiposo.

“Haciendo abdomen diario, bajaré las lonjitas”

Para poder perder grasa abdominal, debemos llevar una dieta balanceada. El problema no es lo que comemos sino el exceso de calorías que ingerimos a lo largo del día. En este caso sí debemos apoyarnos de los ejercicios aeróbicos y contemplar cumplir con una buena alimentación ya que esta cumple el 70% de  tus resultados.

“No cenaré para bajar rápidamente de peso”

Esa creencia es totalmente errónea, al dejar de comer antes de dormir lo único que ocasiona es alentar tu metabolismo, haciendo que tu pérdida de grasa corporal sea más lenta al igual que el crecimiento muscular, ya que estamos dejando bastantes horas el organismo sin alimento y a la larga traerá una descompensación y problemas a nuestra salud.

Diana Farfán Wellness

Artículos Relacionados

deja tu comentario

Vida Fit 2018 © Todos los derechos reservados.