image not found

Carbohidratos ¡No les temas!

Los carbohidratos para el organismo son como la gasolina para un automóvil. El cuerpo necesita constantemente energía para poder realizar cualquier movimiento y los carbohidratos son indispensables para proporcionarle la energía que se necesita.

Desafortunadamente, la corriente de las dietas cetónicas e hiperprotéicas hace que mucha gente no consuma los suficientes carbohidratos y que su organismo utilice las proteínas y las grasas como fuentes principales para proporcionar energía. La no ingesta de suficientes carbohidratos puede ocasionar un mal funcionamiento del organismo, justo por eso la importancia del presente artículo.

Dependiendo de la tipología, sexo, edad, genética, forma de vida, deberían estar ingiriendo entre el 45 y 65 por ciento de las calorías totales provenientes de los carbohidratos, de no ser así, se pueden presentar diversas consecuencias adversas para la salud.

Las consecuencias son las siguientes:

Problemas digestivos

Si no se ingieren carbohidratos, la dieta carece de fibra. Esta, es necesaria para prevenir el estreñimiento, y también ralentiza la digestión de los alimentos y por lo tanto reduce su carga glucémica. La fibra también puede ayudar a evitar comer en exceso ya que contribuye a la saciedad rápidamente.

Bajo nivel de energía y rendimiento deportivo

La grasa no se puede utilizar como combustible exclusivo, por lo que cuando la reserva de hidratos de carbono se agota, la sensación de fatiga se hará presente.

Pérdida de la coordinación, debilidad general y mareos

A diferencia de los músculos, el cerebro no puede almacenar su propia glucosa o utilizar grasa. Por lo tanto, cuando se restringen excesivamente los carbohidratos hasta el punto de agotarse el glucógeno hepático, el cerebro no estará bien alimentado y pueden aparecer los primeros síntomas de debilidad y cansancio mental.

Cambios en el estado de ánimo

Los hidratos de carbono ayudan a mantener los niveles de serotonina en el cerebro. La serotonina es una sustancia química que produce una sensación de calma y mejor estado de ánimo. El sentirse débil o enojado puede ser una consecuencia si el consumo de carbohidratos es deficiente.

Los carbohidratos son vitales para que el organismo funcione correctamente, la clave está en conocer qué podemos comer y en qué cantidad.

Guillermo Granados

Artículos Relacionados

deja tu comentario

Vida Fit 2018 © Todos los derechos reservados.